Oviñana es uno de los lugares con mejores vistas del mar Cantábrico. Su situación en el Cabo Vidío, hacen de él un balcón natural, en unos de los extremos más al norte de Asturias. Poblado hace milenios por los celtas, cuyos vestigios se conservan en el castro de la Garita, su economía se basó en la pesca y la ganadería. Hoy el sector del turismo, construcción, cetáreas y transformación de alimentos es la base de su economía.

 
     
   
     
 

Faro Vidío

Inaugurado en 1950, el Faro Vidío fue construido tras infinidad de naufragios ocurridos en la zona. Bajo el propio faro, y con acceso muy peligroso, se encuentra una enorme cueva, cuya bóveda tiene una altura de más de 40 metros. Esta cueva es conocida como "La Iglesiona". Cabo Vidío posee una de las mejores vistas de Asturias, hacia el oeste localizamos el cabo Busto, al este, cabo Peñas. En días muy despejados se puede observar Estaca de Bares por el oeste.

Rodeando el faro el turista se moverá por sus escarpados acantilados de cuarcita de casi 90 metros de altura. Con mar embravecida puede llegar a ser la maravilla de cualquier objetivo, las puestas de sol nos sobrecogen por su belleza y naturaleza virgen, uno de los paraísos naturales de Asturias.

 
     
   
     
 
     
   
     
 
     
   
     
 
     
   
     
 
     
   
     
 

Playas

Vallina: con 1 km de longitud posee cantos rodados aunque dependiendo de las mareas se pueden encontrar zonas con arena. En el camino de acceso se encuentran dos antiguos molinos de agua, el último está en la misma entrada a la playa. Se accede desde Oviñana o desde Valdredo.

Cueva: pequeños cantos rodados. Acceso a través de camino peatonal que se dirige al Faro Vidio. El acantilado de bajada alcanza los 75 m. de altura.

Peñadoria: canto rodado. El entorno es completamente salvaje y las puestas de sol impresionantes. Puerto Chico: playa de escasa longitud, no supera los cuarenta metros, su composición es de bolos con bajo nivel de ocupación.

San Pedro de Bocamar: playa de arena con rio, tiene 440 metros de longitud por 145 metros de anchura. Nivel de ocupación alto, cuenta con buenos servicios. Acceso en coche hasta Soto de Luiña, al llegar a la iglesia hay una desviación a la izquierda y tras 2 km se llega al aparcamiento de la playa.

Otras playas de interés con un acceso muy difícil, aunque ricas en pesca y marisqueo: Gradas, San Cidiello, Maurieyu, Castrillón y Portiella.

 
     
   
     
 
     
   
     
 
     
   
     
 

Iglesia de San Roque

La iglesia de San Roque de Oviñana, está construida en el año 1943, pero parte de la construcción sobre la que está emplazada es de una capilla consagrada a la Magdalena del año 1795.

Entre las imágenes que presiden el altar mayor del siglo XVII, pues fue comprado en el 1893 a una iglesia de Grado. Lo preside San Roque, patrono de Oviñana. Hay otra talla de este santo del año 1857.

Hay también tallas de los siglos XVIII y XIX de Santa Bárbara, La Magdalena, La Caridad.

 
     
   
     
 
     
   
     
 
     
   
     
 

Molinos del río Boumión

En el pequeño arroyo que desemboca en la playa de Vallina, ruta amarilla, ya en el año 1752 había censados seis molinos. En estos ingenios que aprovechaban la fuerza del agua, se molían las producciones de maíz, trigo y escanda, convirtiéndolas en harina.

En un agradable paseo a pie siguiendo el curso del río, entre castaños y árboles centenarios, y con un poco de suerte poder disfrutar de ardillas, corzos o zorros, podemos ver bien conservado y rehabilitado el de la Barrera, otros dos en ruinas y ya en la playa de Vallina otros dos molinos en buen estado de conservación, uno de ellos en la misma playa.

 
     
   
     
 
     
   
     
 
     
   
     
 

Cetáreas

Las cetáreas surgieron por la necesidad de mantener vivos los mariscos para que llegaran en óptimas condiciones del mar a las mesas más exquisitas. En Oviñana aun se conservan cetáreas en grutas y cuevas marinas naturales antaño utilizadas para este fin, conviviendo con las mas modernas y funcionales usadas ahora.

Estas grutas excavadas durante miles de años por el bravo mar Cantábrico, fueron aprovechas por los pescadores para ayudándose de las mareas que renovaban el agua dos veces al día, mantener vivos los mas deliciosos mariscos.

Aprovechando la bajamar se pueden visitar y admirar estos espacios naturales utilizados sabiamente y de modo totalmente ecológico por el hombre.

 
     
   
     
 
     
   
     
 
     
   
     
 

Escuelas

Este edificio fue inaugurado el 5 de Enero de 1930 y fue construido gracias a los fondos enviados desde Cuba por la Asociación Unión Hijos de Oviñana. En 2011, el edificio es rehabilitado por el Gobierno regional y el Ayuntamiento de Cudillero.

La Escuela de Educación Infantil de Oviñana, cuenta con dos aulas y capacidad para 24 alumnos. Estan situadas en la planta baja del edificio, junto al local de la Asociación de Mujeres de Oviñana.

En la primera planta, se encuentra el Telecentro, que cuenta con 15 ordenadores y acceso a Internet, y la biblioteca, mientras que en la planta bajo cubierta se dispone de un salón de actos.

 
     
   
     
 
     
   
     
 
 
       

© 2013 - Oviñana Turismo & Ocio

 

Diseño: